abril 06, 2008

Muchos días en la lucha del Pueblo

Un día... un niño sufre una enfermedad grave, terminal. El hospital aporta la calidad de los profesional y su buena voluntad. Por lo demás casi nada. El padre del pequeño pierde el trabajo debido a sus ausencias “ quiero estar junto a mi hijo” nos cuenta a modo de dar una explicación a la actitud fascista de la patronal. En cuestión de horas compañeros, vecinos y amigos se organizan. Toman en sus manos el problema. Es necesario contener afectiva y materialmente a esta familia. Bailes, rifas, alcancías, colectas turnos para dar descanso a los acompañantes, y mucha solidaridad....

Un día más... los dueños de una fábrica prepara una trampa mortal a los trabajadores de la planta. Los números están “en rojo”, la quiebra es inminente, el cierre está próximo. Todo se mantuvo en secreto. Nadie salvo los patrones saben que en 48hs cuando lo obreros serán desocupados pues cerrará la fábrica. Ninguno cobrará un peso. Mientras tanto los patrones montan un nuevo negocio a unas pocas cuadras. Un valiente compañero trabajador algo sospecha. Conspira, investiga y descubre el plan. En cuestión de 24 hs la noticia corre entre vecinos, compañeros y trabajadores de la zona. Se planifica y se lleva a delante un plan de denuncia que triunfa ampliamente. La patronal intenta dar explicaciones... está perdida, no tiene iniciativa. El golpe fue contundente y los obreros se preparan para reclamar lo que les corresponde.


Otro día... los maestros de una escuela privada deciden poner freno a años de maltratos, opresión y sueldos de hambre. Algunos trabajadores son escépticos “en 15 años nunca logramos nada”. Evidentemente estamos en otra etapa, pues 4 ó 5 docentes se juntan, exigen una reunión con los dueños. Allí se plantan “así no se puede seguir, basta de atropellos. nos aumentan el salario o nos aumentan el salario”. La patronal está acorralada. Pone excusas legales, el sindicato se lava las manos. Los trabajadores deciden en una reunión secreta ir a fondo y dan un ultimatun... Obtienen parte de lo que buscaban. En breva irán por más.

Un nuevo día... en un sector de la ciudad en la que las masas dan serias muestras de no estar dispuestas a más atropellos coinciden, “por casualidad”, dos suculentas campañas publicitarias. Tienen como objetivo institucionalizar la bronca y contener los reclamos populares dentro de los límites que los burgueses pueden controlar. Se trata, primero, de un sindicato docente oficialista que promete, de una vez por todas, ponerse a luchar. Hasta ahí los punteros consiguen algo de escucha. Les dura poco. Nada. Cuando suplican que en las escuelas se elijan delegados una importante parte de los docentes intuyen o conocen que se trata de una nueva mentira que busca, junto a la traición de los reclamos, conseguir algo de apoyo que les permita mantener la corruptela que desde hace más de un década le brinda privilegios a los sindicalistas tales como cobrar dos sueldos, conseguir cargos de diputados, cobrar sin trabajar, etc., etc., etc., etc. La segunda campaña la monta el gobierno convocando a los vecinos a una reunión para discutir el futuro de la ciudad. Los afiches inundan las calles. Por supuesto que a la reunión asisten tan solo un puñado de vecinos y decenas de punteros políticos. Todo huele a podrido. Una honesta habitante de la zona propone que los oradores digan de que barrio son pues hace 40 años que vive en la zona y solo conoce a 5 personas de la reunión. Se pudre todo, los punteros pierden los estribos, tartamudean y agreden verbalmente a la vecina mientras cuatro matones la miran de reojo...

Todos los días...vivimos infinidad de situaciones como estas. Nacidas todas de los enfrentamientos de clase que vive nuestro pueblo. Lucha que lleva impreso el sello de la experiencia popular acumulada por décadas de enfrentamiento a las políticas monopólicas. Imposibles de relatar ni en mil notas. Sin embargo podemos decir qué tienen en común. Las masas ya no confían en las instituciones de la burguesía. Frente a los problemas cotidianos surgen la solidaridad y la organización. La acción comienza a ser una constante que nace de la creciente bronca y desconfianza hacia las instituciones del Estado. El estado de ánimo de las masas, reflejado a cada momento, nos habla de la imposibilidad de la burguesía de cerrar filas para mantener sus privilegios. Pero sobre todo de la decisión de este pueblo de no tolerar más atropellos, de enfrentar a los explotadores y de comenzar a resolver los problemas por su cuenta, con las características que le son propias: valentía, solidaridad, democracia directa...

2 comentarios:

Otras dijo...

Cuando en nuestros trabajos pode,os realizar un acto liberador, nos sentimos más humanos, más cerca de la realidad por la que luchamos.

El Verdugo en el Umbral dijo...

Gracias por tus palabras. Trabajamos dónde lo hacemos porque tenemos un compromiso cun nuestro pueblo que está en guerra contra los opresores. Allí nos metemos en la trinchera, palmo a palmo con la gente que nos vio nacer y crecer.