abril 05, 2008

Aguaturbias docentes 3

Martina tiene siete años. Es curiosa y se apasiona cuando aprende. Es atenta con los compañeros y sabe mirar. Su maestra le da permiso para ir al baño en hora de clase. Mientras cruza el patio le llama la atención el juego que hacen los chicos de séptimo en educación física.. Se detiene y mira con atención, disfruta. A unos metro de allí se acerca un personaje siniestro, obscuro, mediocre. Es la vicedirectora que el ver a Martina estalla en un ataque de ira y comienza a gritarle desaforadamente “irresponsable, qué hace fuera del aula, usted siempre igual, metida en lo que no le corresponde...”. Martina se siente humillada, agacha la cabeza, llora, se muere de vergüenza pues sabe que los chicos que antes jugaban ahora la miran a ella. Sabe que está sola. Nadie la defenderá. Nadie alzará la voz para frenar este atropello.

2 comentarios:

Otras dijo...

Podemos hacer la enciclopedia de las aguas turbias docentes. Pero está Usted, y como Usted, o parecidos, hay algunos más. Y es ahí donde las aguas turbias se convierten en ríos cristalinos. Menos mal...

El Verdugo en el Umbral dijo...

Bueno, gracias por el piropo. Ud sabe que estoy porque Ud está.
El esfuerzo por transformar esas aguasturbias de maltrato, enejenación , privatización del saber, etc en "ríos cristalinos, nos está costando más de lo que podemos, creo. Es urgente sumar compañeros en esta lucha