marzo 05, 2009

Necedad, omnipotencia y reformismo guevarista

En este, este y aquel post denuncié un contundentemente aberrante caso de apeteheid en una escuela en Mataderos. En esos días llamé al INADI y no quisieron tomar mi denuncia anónima. Hablé del tema con las familias de más confianza de la escuela. Fueron a hablar con la directora y solo encontraron excusas de esas que confirman los delitos. Poco y nada pudo hacerse.
Ya en diciembre del año pasado en una entrevista con la directora intenté evitar que hicieran repetir a cinco niños del grupo de los segregados. No hubo caso. Solo logré que este año me designen maestro de segundo B.
Sí. Lo elegí. Y lo hice sabiendo que es imposible, en última instancia, cambiar el caráter represor y controlador de la escuela. Lo hice sabiendo que las pequeñas reformas no llevan a los cambios radicales y que solo transformando la base material daremos muerte al opresor.
Es así que hoy soy maestro de segundo B. El grado de los bolivianos y los argentinos negros (algunos niños que entraron en diciembre son argentinos blancos, cabe aclarar).
Elegí esto porque soy necio; porque, más de lo que me gustaría, creo que puedo con todo y porque si un compañero, un vecino o cualquier tipo o mina de mi pueblo necesita una mano yo me ofrezco. Aún si suena asistencialista, o más bien reformista. Pensándolo bien, me gustaría llamarlo, desde ahora, reformismo guevarista (léase humanismo)

12 comentarios:

Lautréamont dijo...

Suerte en la nueva tarea, señor Verdugo. Es bueno saber que, incluso dentro del sistema de la burocracia estatal, hay gente que sí que cree en lo que hace.

Saludos.

Severian dijo...

Me imagino que en el Inadi se excusaron con que no pueden aceptar una denuncia anónima ¿no?saben bien que si lo hicieran tendrían que laburar....

Te felicito por la elección del segundo B, en el fondo creo que el motivo de la segregación es educar a los pobres pero manteniéndolos ignorantes, no sea que se aviven de que las cosas pueden cambiar. Aunque no creo que a la directora que decidió la segregación le de la visión social para tanto, su motivación personal debe ser la pura estupidez.

Anónimo dijo...

Verdugo querido tus expectativas sé que estan a flor de piel este año y realmente me enorgullece saberlo porque ese grupo te pertenece.
Estoy en el A donde los niños,a pesar de ser blancos y argentinos, tambien estan marcados y condicionados en muchos aspectos observados y compartidos en esta primera semana de clases.
Sé que el desafio de este año es muy importante e interesante.
Trabajaremos el área socio afectiva como debe ser porque para los pibes es un derecho y nosotros tenemmos la responsabilidad de llevarlo a cabo. Pero no nos olvidemos de sostenerlo a pesar de las infinitas mediocridades que circulan por la escuela cotidianamente.
Gracias por la sugerencias didácticas.Saludos
Carolina

Nacho dijo...

Sin pequeños cambios primero no se puede llevar a un gran cambio, salido éste desde la nada misma. Primero hace falta un largo proceso de acumulación. Es un lujo (un lujo indispensable) tener gente así dando clases. Siga con lo suyo que lo hace muy bien.

Federico dijo...

Tu eleccion, es de las que hacen falta.
Lo que sucede en el colegio es lo que hay que erradicar.

El Verdugo en el Umbral dijo...

Lautrramont: gracias. Coincido con vos en que es , muy positivo encontrar gente dispuesta a dejar de lado la burocracia y trabajar para la libertad.
¿Será esa extraña manía humana de no contentarse con lo que se ha lograda? ¿será que a pasar de que nos quieren imponer el mercantilismo como forma de funcionar, nunca logran imponerlo del todo?
Saludos
PD: le debo la lectura del final de la novela.

El Verdugo en el Umbral dijo...

Severian: Lo que decís de INADI es tal cual. No dejan de ser funcionarios públicos que se rigen con la ley de la piñata: sacar lo más que se pueda con el menos trabajo posible. Además son parte del mismo Estado que intrínsicamente discrimina.
En cuanto a la educación de los pobres es muy interesante el debate entre intelectuelos, empresarios y nobles en el siglo XIX y principio del XX. Ese tal Jhon Lock la tenía clara: educar lo suficiente para que se adapten a la vida urbana-industria (léase docilidad ante la autoridad, control de los cuerpos para el trabajo en la fábrica, alfabetización elemental para que puedan operar con un mínimo de lógica abstracta y cientos de componentes antiparticipativos (titulados sentido común para que no se asocie con su iguales).
De todas maneras, viste como es esto, la burguesía propone y la lucha de clases dispone. Es decir, los planes educativos pretenden obtener un tipo de trabajador que no siempre logran, porque, en última instancia, es la base material la que define.


Saludos

El Verdugo en el Umbral dijo...

Carolina:
Bienvenida a la blogósfera!!!
Definitivamente los del A también tienen sus cosas. Pero creo que lo más importante que está pasando en estos días es esa hermosa tendencia a formarse juntos a la hora de entrada. Los niños le dan una patada en el culo al mundo adulto corrompido, egoísta y fascista. Entre ellos hay un solo segundo. Esa enseñanza debemos potenciarla y tomarla como bandera para hacer de este año algo grande de verdad.

El Verdugo en el Umbral dijo...

Nacho: gracias por tus palabras.
Coincido en la necesidad de los cambios pequeños. Pero tengamos en cuenta que la salida de este laberinto está en la Revolución Social.
Solo así seremos libres!!!

El Verdugo en el Umbral dijo...

Fede: en eso estamos. Luchando para sacar de este mundo a todos los egoistas, mercachifles y explotadores.

Saludos

Otras Primaveras dijo...

Lo felicito. Más de lo de siempre, así nos tiene acostumbrados. Eso sí, Usted es uno de esos seres humanos que tanto, pero tanto enseña que nunca jamás podrá dar ni un paso atrás. Brindemos por ello entonces.

El Verdugo en el Umbral dijo...

Otras: Ni un paso atrás!!! pero juntos, con el colectivo, con los compañeros, a Vencer o Vencer.


Saludos

PD: mis costumbres nacen del camino que recorremos a la par..